Un nuevo reto:

el nuevo entorno regulatorio exigirá un gran esfuerzo

Un nuevo reto:

el nuevo entorno regulatorio exigirá un gran esfuerzo

Por Juan Manuel Vicente Casadevall EAFI, Director  |  Ilustración: Istock

La obligación a tener los recursos y procedimientos adecuados para el análisis, selección y gobernanza de fondos de inversión supondrán un esfuerzo monetario importante.

Las Empresas de Servicios de Inversión (ESI) y sus empleados o agentes se enfrentan a un nuevo entorno en el que reguladores y clientes les van a exigir y demandar toda una serie de recursos y capacidades. Estos pueden ser difíciles y costosos de obtener, cumplir y mantener en el tiempo. Adicionalmente, en un entorno cada vez más competitivo y donde la demanda de servicios de inversión adquiere progresivamente mayores conocimientos, la capacidad para ofrecer un servicio de máxima calidad y diferenciarse será clave para un progreso adecuado de las mismas. Las entidades de menor tamaño o de tamaño medio particularmente se enfrentan a un importante reto.

Una de las áreas claves afectadas es el análisis, selección y gobernanza de productos, en este caso del producto más popular en la gestión patrimonial en España, los fondos de inversión ( y ETFs) regulados UCITS. Por un lado, la realización de un análisis y selección de fondos de verdadera calidad con un buen reporting es costoso, normalmente solo al alcance de grandes entidades. El universo de fondos disponible es muy amplio y en constante crecimiento, por no mencionar la insuficiencia regulatoria y la inutilidad en lo que respecta a resultados de realizar un análisis puramente cuantitativo (sí, efectivamente las rentabilidades pasadas no son una buena guía de rentabilidades futuras, y el análisis cualitativo es fundamental). Por ejemplo las Sociedades Gestoras de Instituciones de Inversión Colectivas están obligadas a realizar un adecuada debida diligencia de todos los fondos en los que invierten y otras ESI en el ámbito de la Gestión Discrecional de Carteras tienen la obligación de tener recursos y procedimientos adecuados para realizar un buen análisis de los productos en los que invierten y dejar trazabilidad y justificación de todas las recomendaciones y cambios realizados.

Las Empresas de Servicios de Inversión (ESI) y sus empleados o agentes se enfrentan a un nuevo entorno en el que reguladores y clientes les van a exigir y demandar toda una serie de recursos y capacidades. Estos pueden ser difíciles y costosos de obtener, cumplir y mantener en el tiempo. Adicionalmente, en un entorno cada vez más competitivo y donde la demanda de servicios de inversión adquiere progresivamente mayores conocimientos, la capacidad para ofrecer un servicio de máxima calidad y diferenciarse será clave para un progreso adecuado de las mismas. Las entidades de menor tamaño o de tamaño medio particularmente se enfrentan a un importante reto.

Una de las áreas claves afectadas es el análisis, selección y gobernanza de productos, en este caso del producto más popular en la gestión patrimonial en España, los fondos de inversión ( y ETFs) regulados UCITS. Por un lado, la realización de un análisis y selección de fondos de verdadera calidad con un buen reporting es costoso, normalmente solo al alcance de grandes entidades. El universo de fondos disponible es muy amplio y en constante crecimiento, por no mencionar la insuficiencia regulatoria y la inutilidad en lo que respecta a resultados de realizar un análisis puramente cuantitativo (sí, efectivamente las rentabilidades pasadas no son una buena guía de rentabilidades futuras, y el análisis cualitativo es fundamental). Por ejemplo las Sociedades Gestoras de Instituciones de Inversión Colectivas están obligadas a realizar un adecuada debida diligencia de todos los fondos en los que invierten y otras ESI en el ámbito de la Gestión Discrecional de Carteras tienen la obligación de tener recursos y procedimientos adecuados para realizar un buen análisis de los productos en los que invierten y dejar trazabilidad y justificación de todas las recomendaciones y cambios realizados.

“Todas las ESI, incluyendo las empresas de asesoramiento financiero, están obligadas a recomendar las clases idóneas más baratas. Contrariamente a lo que se pudiera pensar esta tarea es muy compleja y va mucho más allá de intentar clasificar las clases”

Por otro lado la gobernanza en el área de fondos de inversión implica, entre otras cosas, temas como mercado objetivo, entrega de toda la información legal actualizada o la identificación de las clases idóneas y más baratas para los clientes. Todos estos temas son y van a ser seguidos de cerca por el regulador español y en algunos casos requieren de unos sistemas de información y capacidades que ni siquiera están adecuadamente cubiertos por algunas de las mayores entidades financieras del sector español. Por ejemplo, todas las ESI, incluyendo las empresas de asesoramiento financiero, están obligadas a recomendar las clases idóneas más baratas. Contrariamente a lo que se pudiera pensar esta tarea es muy compleja y va mucho más allá de intentar clasificar las clases (minorista, limpia, institucional…). Adicionalmente, el regulador obliga no solo a ofrecer la clase idónea más barata a la que tiene derecho cada cliente en el momento de la recomendación o compra, sino a controlar regularmente las posiciones en el tiempo. Con prospectos y clases nuevas lanzadas, todo el tiempo que conlleva llevar este tema de forma adecuada se convierte en una tarea hercúlea, peligrosa y consumidora de tiempo y recursos a no ser que se tengan sistemas de información.

a
Número 12
close