Descubriendo
mundos perdidos

en los mercados emergentes

Por Ernest Yeung, Gestor de cartera T. Rowe Price

La incesante demanda por parte de los inversores de exposición a nuevos sectores económicos —como la tecnología y la sanidad— ha elevado a máximos históricos las valoraciones de muchas de las empresas de alto crecimiento de los mercados emergentes. Los inversores han ignorado los sectores value tradicionales —como bancos, compañías de seguros e industriales—, a pesar de su rápida mejora del flujo de caja libre. La divergencia de valoraciones entre las acciones de la nueva y la vieja economía se sitúa ahora en sus mayores niveles de los últimos 20 años.

En cierto modo, esta demanda no sorprende, dado que los mercados emergentes tienden a asociarse a un elevado crecimiento. Sin embargo, para los inversores value, esto ha dejado muchos segmentos que están siendo ignorados u olvidados.

Los mercados emergentes representan más de la mitad de la población mundial y más de la mitad del crecimiento económico global desde la crisis financiera de 2008. Sin embargo, los inversores han sido bastante escépticos con respecto a los mercados emergentes. Han tendido a concentrar su exposición en un reducido grupo de empresas de crecimiento de alta calidad y han ignorado gran parte de las oportunidades que ofrecen estos mercados. Y lo que es más, muchas de estas empresas siguen creciendo considerablemente y las valoraciones se han mantenido en niveles moderados. En este contexto, creo que debe aplicarse un enfoque bottom up disciplinado para encontrar los valores «olvidados» o aquellos que los inversores han pasado por alto, pero que tienen unos fundamentales sólidos y posibles estímulos de revalorización.

Sigo siendo optimista con respecto a los mercados emergentes, ya que se encuentran solamente a mitad del ciclo de recuperación desde que tocaron fondo en 2016. La mejora de las condiciones macroeconómicas y de los fundamentales empresariales, junto con las valoraciones más razonables, deberían contribuir a elevar los niveles del mercado.
La mayor disciplina de capital de los gobiernos y las empresas de estos mercados
corrobora mi opinión. Tras años de gastos imprudentes, las empresas de los mercados emergentes se han mostrado comedidas y han mejorado su asignación de capital y generación de flujos de caja.

Reglas diferentes para los mercados emergentes

Limitarse a comprar acciones baratas y esperar a la reversión a la media es un enfoque erróneo en los mercados emergentes. Las acciones de los mercados emergentes pueden mantener cotizaciones bajas durante mucho tiempo. Es fácil dejarse llevar por estos valores sin entender profundamente el historial de ejecución de una empresa y sin contar con los recursos para identificar estímulos que pueden provocar una subida de la acción. En los mercados emergentes, la escasa transparencia sobre las estructuras de propiedad y la prevalencia de empresas familiares o propiedad del estado pueden hacer que las cotizaciones de las acciones se mantengan bajas durante un tiempo excesivo.
La liquidez también es un elemento importante a la hora de seleccionar acciones «olvidadas» que pueden registrar cambios fundamentales. Por ello, nos centramos más en los valores líquidos de mediana capitalización y evitamos los de pequeña capitalización, cuya falta de liquidez supone un obstáculo y un riesgo potencial.

Perspectivas positivas para China

En Asia, la transformación económica de China sigue siendo un factor positivo. El Gobierno ha adoptado reformas palpables y la continua credibilidad de las políticas favorece al país a corto plazo. China seguirá adelante con las reformas, tratando de expandir su economía a niveles más sostenibles. Aunque los inversores suelen tener una opinión negativa de las empresas de propiedad estatal, estas compañías constituyen buenas oportunidades, especialmente las que han adoptado reformas con éxito.

La larga disputa comercial entre China y EE. UU., la subida de los tipos de interés estadounidenses y la fortaleza del dólar han dañado la confianza, pero a pesar de ello la mayoría de los mercados emergentes continúan en la senda de la recuperación.

Dado que muchos inversores siguen centrados en los valores de alto crecimiento y apenas prestan atención a muchas empresas incomprendidas e infravaloradas, creemos que los mercados emergentes ofrecen oportunidades de inversión en value excepcionales.

Riesgos principales: los riesgos siguientes son especialmente relevantes para las estrategias destacadas en el presente documento.

Las transacciones con valores denominados en divisas están sujetas a fluctuaciones en los tipos de cambio, lo que puede afectar al valor de una inversión. Las rentabilidades pueden ser más volátiles que en otros mercados más desarrollados, debido a los cambios en las condiciones políticas, económicas y de mercado. La estrategia ha incrementado el riesgo debido a que puede emplear enfoques tanto growth como value para tratar de lograr la revalorización del capital a largo plazo.

La incesante demanda por parte de los inversores de exposición a nuevos sectores económicos —como la tecnología y la sanidad— ha elevado a máximos históricos las valoraciones de muchas de las empresas de alto crecimiento de los mercados emergentes. Los inversores han ignorado los sectores value tradicionales —como bancos, compañías de seguros e industriales—, a pesar de su rápida mejora del flujo de caja libre. La divergencia de valoraciones entre las acciones de la nueva y la vieja economía se sitúa ahora en sus mayores niveles de los últimos 20 años.

En cierto modo, esta demanda no sorprende, dado que los mercados emergentes tienden a asociarse a un elevado crecimiento. Sin embargo, para los inversores value, esto ha dejado muchos segmentos que están siendo ignorados u olvidados.

Los mercados emergentes representan más de la mitad de la población mundial y más de la mitad del crecimiento económico global desde la crisis financiera de 2008. Sin embargo, los inversores han sido bastante escépticos con respecto a los mercados emergentes. Han tendido a concentrar su exposición en un reducido grupo de empresas de crecimiento de alta calidad y han ignorado gran parte de las oportunidades que ofrecen estos mercados. Y lo que es más, muchas de estas empresas siguen creciendo considerablemente y las valoraciones se han mantenido en niveles moderados. En este contexto, creo que debe aplicarse un enfoque bottom up disciplinado para encontrar los valores «olvidados» o aquellos que los inversores han pasado por alto, pero que tienen unos fundamentales sólidos y posibles estímulos de revalorización.

Sigo siendo optimista con respecto a los mercados emergentes, ya que se encuentran solamente a mitad del ciclo de recuperación desde que tocaron fondo en 2016. La mejora de las condiciones macroeconómicas y de los fundamentales empresariales, junto con las valoraciones más razonables, deberían contribuir a elevar los niveles del mercado.
La mayor disciplina de capital de los gobiernos y las empresas de estos mercados
corrobora mi opinión. Tras años de gastos imprudentes, las empresas de los mercados emergentes se han mostrado comedidas y han mejorado su asignación de capital y generación de flujos de caja.

Reglas diferentes para los mercados emergentes

Limitarse a comprar acciones baratas y esperar a la reversión a la media es un enfoque erróneo en los mercados emergentes. Las acciones de los mercados emergentes pueden mantener cotizaciones bajas durante mucho tiempo. Es fácil dejarse llevar por estos valores sin entender profundamente el historial de ejecución de una empresa y sin contar con los recursos para identificar estímulos que pueden provocar una subida de la acción. En los mercados emergentes, la escasa transparencia sobre las estructuras de propiedad y la prevalencia de empresas familiares o propiedad del estado pueden hacer que las cotizaciones de las acciones se mantengan bajas durante un tiempo excesivo.
La liquidez también es un elemento importante a la hora de seleccionar acciones «olvidadas» que pueden registrar cambios fundamentales. Por ello, nos centramos más en los valores líquidos de mediana capitalización y evitamos los de pequeña capitalización, cuya falta de liquidez supone un obstáculo y un riesgo potencial.

Perspectivas positivas para China

En Asia, la transformación económica de China sigue siendo un factor positivo. El Gobierno ha adoptado reformas palpables y la continua credibilidad de las políticas favorece al país a corto plazo. China seguirá adelante con las reformas, tratando de expandir su economía a niveles más sostenibles. Aunque los inversores suelen tener una opinión negativa de las empresas de propiedad estatal, estas compañías constituyen buenas oportunidades, especialmente las que han adoptado reformas con éxito.

La larga disputa comercial entre China y EE. UU., la subida de los tipos de interés estadounidenses y la fortaleza del dólar han dañado la confianza, pero a pesar de ello la mayoría de los mercados emergentes continúan en la senda de la recuperación.

Dado que muchos inversores siguen centrados en los valores de alto crecimiento y apenas prestan atención a muchas empresas incomprendidas e infravaloradas, creemos que los mercados emergentes ofrecen oportunidades de inversión en value excepcionales.

Riesgos principales: los riesgos siguientes son especialmente relevantes para las estrategias destacadas en el presente documento.

Las transacciones con valores denominados en divisas están sujetas a fluctuaciones en los tipos de cambio, lo que puede afectar al valor de una inversión. Las rentabilidades pueden ser más volátiles que en otros mercados más desarrollados, debido a los cambios en las condiciones políticas, económicas y de mercado. La estrategia ha incrementado el riesgo debido a que puede emplear enfoques tanto growth como value para tratar de lograr la revalorización del capital a largo plazo.

Información importante.
Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales. Este material no constituye ni pretende ofrecer asesoramiento de ninguna clase, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, y se recomienda a los posibles inversores que obtengan asesoramiento independiente legal, financiero y fiscal antes de tomar cualquier decisión de invertir. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price.
La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden incrementarse o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido. El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación general o personal o incitación para vender o comprar títulos en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción. La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No hay garantía de que ninguna previsión se cumpla. Las opiniones incluidas en el presente corresponden a la fecha de redacción y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price. No está previsto el uso del material por parte de personas en jurisdicciones en las que esté prohibida o restringida la distribución del material, y en algunos países el material se proporciona previa solicitud específica. No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción. 201905-852258

a
Número 12
close