Las vacaciones
no son para el
asesor financiero
ni para el verano

Las vacaciones no son para el asesor financiero ni para el verano

Por Miguel Ángel Cicuéndez Luna, socio director de Consulae EAF y vicepresidente de ASEAFI  |  Fotografía: Istock

La bolsa también tiene sus ciclos anuales y el
verano no es momento de quitar el ojo de la pelota

El asesor financiero (EAF), salvo en circunstancias muy especiales, no puede tener vacaciones de esas que te olvidas de todo y que muchos mortales dicen necesitar para cargar pilas. El asesor, y más si tiene bajo su responsabilidad alguna Institución de Inversión Colectiva (fondo de inversión y/o sicav) se puede tomar momentos de asueto más tranquilos y más breves fuera de los meses estivales. La canícula es muy propicia a la volatidad y los últimos años así lo han demostrado. Los que siguen mis opiniones financieras saben que yo venía teniendo predisposición bajista con los mercados de renta variable y que pensaba que lo del adagio americano «sell in May and go away» —vende en mayo, márchate de la Bolsa y vuelve en septiembre u octubre—, este año sí iba a funcionar.

El asesor financiero (EAF), salvo en circunstancias muy especiales, no puede tener vacaciones de esas que te olvidas de todo y que muchos mortales dicen necesitar para cargar pilas. El asesor, y más si tiene bajo su responsabilidad alguna Institución de Inversión Colectiva (fondo de inversión y/o sicav) se puede tomar momentos de asueto más tranquilos y más breves fuera de los meses estivales. La canícula es muy propicia a la volatidad y los últimos años así lo han demostrado. Los que siguen mis opiniones financieras saben que yo venía teniendo predisposición bajista con los mercados de renta variable y que pensaba que lo del adagio americano «sell in May and go away» —vende en mayo, márchate de la Bolsa y vuelve en septiembre u octubre—, este año sí iba a funcionar.

De momento así ha sido. En nuestro Ibex fuimos haciendo liquidez durante el final de abril o cubriendo posiciones con venta de futuros y venta de opciones de compra, call. En otros índices hicimos algo parecido, pero más moderadamente. Tras las caídas del verano, durante finales de julio y principios de agosto hemos ido cerrando las cuberturas con futuros y manteniendo la venta de opciones call y a continuación hemos comprado acciones, futuros y vendido opciones de venta, put, con la idea de ponernos largos. En el momento actual estamos empezando a cubrir las posiciones que compramos durante la mitad del verano. Pensamos que sería normal que tuviéramos una sana corrección durante lo que queda de septiembre u octubre, para recuperar en noviembre y diciembre. Como no tenemos una bola de cristal, iremos adaptando las posiciones sobre todo con opciones principalmente vendidas.

Con toda la volatilidad que hemos tenido en la renta variable, creo que el movimiento más interesante, sin embargo, ha estado en renta fija, en concreto lo ha mostrado el bono alemán. Nos hemos movido desde julio de este año, con rentabilidades negativas que van desde el -0,21% al – 0,74%. Estamos teniendo, desde nuestro punto vista, una gran oportunidad para vender futuros sobre el bund cuando llegamos a rentabilidades por encima del -0,70%. Se venden estos futuros con la intención de que bajen en el precio y suban en rentabilidad, ya sabemos que el precio va en dirección opuesta a la rentabilidad. Es decir, por ejemplo, hemos vendido futuros del bund en rentabilidades del -0,73% y las hemos comprado con rentabilidades del -0,68%. Esta semana vamos a saber finalmente con la reunión del Banco Central Europeo en qué precio se pone la facilidad del depósito del BCE, que en este momento se encuentra en el -0,40 % pero que se prevé que se establezca el próximo jueves en los entornos que van desde el -0,50% al -0,70%. Una vez que sepamos la solución vamos a seguir teniendo una muy buena oportunidad de trading.

a
Número 12
close